Hoy abierto: 08:30-20:30
Mañana abierto: 08:30-20:30

La alergia y la importancia de los lavados nasales

La alergia es una respuesta exagerada de nuestro sistema inmunitario, el cual, en un momento dado, reacciona a la presencia de sustancias inofensivas como si fuesen nocivas. En la actualidad se calcula que un 20 % de la población española sufre algún tipo de alergia.

La prevalencia de las enfermedades alérgicas está aumentando año tras año y se estima que en los próximos 20 años el porcentaje de gente alérgica alcanzará el 30 %.

La alergia no es hereditaria, pero sí lo es la predisposición a desarrollarla. En función de los factores ambientales, una persona susceptible se sensibiliza o se «hace» alérgica a una o más sustancias después de haber estado en contacto con ellas en varias ocasiones.

Los síntomas que presenta una persona con alergia afectan principalmente a las vías respiratorias (estornudos, congestión o secreción nasal, asma), las mucosas (conjuntivitis), la piel (urticaria, dermatitis) o el aparato digestivo (náuseas, vómitos, dolor abdominal, diarrea).

La rinitis alérgica estacional es una de las manifestaciones más comunes. Esta causa síntomas nasales y oculares que pueden aliviarse con la toma de medicamentos que sean antihistamínicos y anticongestivos.

LA IMPORTANCIA DE LOS LAVADOS NASALES

La irrigación nasal con agua de mar proporciona una limpieza mecánica de moco, costras y varios contaminantes aéreos, con lo que se consigue potenciar la limpieza de la mucosa y reducir, no solo el tiempo de contacto del moco con los elementos transportados por el aire, sino también la concentración de las propias sustancias que producen nuestras defensas y que causan inflamación en la zona. Así, la irrigación nasal está indicada como descongestionante de las vías nasales cuando la nariz está tapada, ya que mejora los síntomas de la rinitis alérgica y alivia los síntomas de resfriado.

alergia CFO

¿POR QUÉ SE EL XILITOL COMO INGREDIENTE EN UNA SOLUCIÓN DE IRRIGACIÓN CON AGUA DE MAR?

El xilitol es un edulcorante que existe de forma natural en frutas y verduras. Muy conocido, ya que se halla como ingrediente en chicles y otros productos sin azúcar o light al aportar dos tercios menos de calorías que los azúcares con igual dulzor.

Pues bien, además de su función como edulcorante, el xilitol también tiene propiedades antibacterianas y, allá donde está, crea un ambiente prácticamente inhabitable para las bacterias.

Este «efecto antibacteriano» se ha aprovechado para prevenir la formación de caries y evitar la placa bacteriana, pero tiene otro uso menos conocido como antibacteriano, la prevención de infecciones del tracto respiratorio superior, es decir, de la mucosa nasal, la faringe y la laringe.

Se ha demostrado científicamente que el xilitol impide el crecimiento de neumococos (Streptococcus pneumoniae) y reduce la capacidad de algunas bacterias patógenas (S. pneumoniae y Haemophilus influenzae) para adherirse a las células que revisten nuestras fosas nasales y la faringe.

También se ha probado que el xilitol evita la formación de biopelículas de algunas bacterias. Las biopelículas son ecosistemas organizados formados por varios microorganismos que producen sustancias adhesivas. Esta forma de organizarse permite a las bacterias sobrevivir en ambientes que no les son propicios y mostrar resistencia a los antibióticos.

El XILITOL PARA PREVENIR LA OTITIS

Al impedir la formación de biopelículas, el xilitol resulta eficaz en la prevención de la otitis media aguda. Este tipo de otitis es muy recurrente, sobre todo en niños y adolescentes, de forma que quien la padece lo hace con mucha frecuencia. Una de las causas más habituales de la otitis es el ascenso de microorganismos patógenos ―como las bacterias ya mencionadas― desde la parte superior de la faringe hacia el canal de entrada del oído medio. Esta infección es una de las causantes del aumento de la prescripción de antibióticos, que contribuye al constante incremento de la resistencia de las bacterias a estos fármacos.

La presencia de xilitol en soluciones salinas nasales aporta mayor eficacia en la prevención de infecciones de oído en pacientes pediátricos, sinusitis en adultos, y asma y alergias en pacientes de todas las edades.

Además, la utilización de xilitol aparece como una alternativa para prevenir la otitis media aguda y, de este modo, reducir la prescripción de antibióticos.

Redacción del Club de la Farmacia