Farmacia La Barbera - Te Cuidamos

Herramientas
Estás aquí: Inicio » Blog » Recomendaciones » Uso y Abuso de las Benzodiazepinas (Tranquilizantes)
Lunes, 19 Ago 2019
Miércoles, 07 de Diciembre de 2011 14:10

Uso y Abuso de las Benzodiazepinas (Tranquilizantes)

Vota este articulo
(1 Voto)

Seguramente le hayan prescrito una tranquilizante porque tiene problemas de sueño o ansiedad, incluso como relajante muscular y seguramente también le hayan advertido que estos  medicamentos son eficaces y seguros SÓLO si se usan durante cortos periodos de tiempo (entre 2 y 4 semanas) y que NO SON el tratamiento de elección para los pacientes con depresión.


Los principales problemas relacionados con este tipo de fármacos son sus efectos indeseables y el abuso/dependencia.


Uso y Abuso de las Benzodiazepinas (Tranquilizantes)



Cuando usas tranquilizantes pueden aparecer reacciones adversas, como sedación y somnolencia (incompatibles con la conducción), vértigo, pérdida de memoria, incoordinación motora, con caídas al suelo (grave problema si se trata de ancianos)... Además, el riesgo de caída se duplica cuando se usa más de una dosis al día.  En algunas personas, las benzodiazepinas producen una reacción paradójica de violencia y conducta desinhibida.


Cuando tengamos que suspender el tratamiento y si este se ha alargado más de lo necesario, pueden aparecer una serie de efectos como nerviosismo, insomnio, mareos, palpitaciones…


Lo más habitual es que su dependencia diaria a los tranquilizantes se deba a que le han  repetido las recetas durante meses o años, y puede pasar que necesite más dosis para conseguir el mismo efecto.





Test de Diagnóstico de la dependencia a benzodiacepinas*


Si usted cumple con tres o más de estos supuestos, en cualquier momento durante el último año,  posiblemente sea "adicto" a los tranquilizantes:




  1. Consume benzodiacepinas en dosis "terapéuticas" recetadas (generalmente dosis bajas) desde hace meses o años
  2. Poco a poco ha empezado a "necesitar" benzodiacepinas para desempeñar sus actividades cotidianas normales
  3. Ha seguido tomando benzodiacepinas a pesar de que haya desaparecido la indicación original que hizo que les fueran recetadas
  4. Tiene dificultad en dejar de tomar el medicamento, o en reducir la dosis a causa de síntomas de abstinencia (nerviosismo, insomnio, mareos, palpitaciones...)
  5. Si está tomando benzodiacepinas de acción corta, DORMICUM, LORAMET, ORFIDAL, TRANKIMAZIN, LORAZEPAM O LORMETAZEPAM y presenta síntomas de ansiedad entre una dosis y la otra, o siente deseos poderosos de tomar la dosis siguiente
  6. Se dirige al médico de forma habitual para solicitar recetas para continuar el tratamiento
  7. Se vuelve ansiosos si no consigue fácilmente tener a disposición la receta siguiente; también puede ser que lleve siempre las pastillas consigo y puede que tome una dosis adicional antes de un acontecimiento que le parece que puede causar estrés o antes de dormir una noche en otra cama que no es la propia
  8. Puede ser que le hayan aumentado la dosis con respecto a la que se le había recetado al principio
  9. Puede ser que padezca de ansiedad, pánico, agorafobia, insomnio, depresión y de otros síntomas de tipo físico, que se van agravando a pesar de seguir tomando benzodiacepinas


*American Psychiatric Association


Si es así, consulte a su médico sobre cómo debe suspender el tratamiento. Los tranquilizantes deben retirarse siempre bajo control médico, poco a poco para evitar el síndrome de abstinencia.


Busque el apoyo de su farmacéutic@ que le acompañará en este proceso.

Ultima modificacion el Martes, 17 de Enero de 2012 14:47

Acceso de Usuarios

Sociedades Científicas